Inicio Contáctanos  Regístrate  Actividades  Buena Onda  Notas  Maestros  Libros  Foros  Ser Solidario Links

La Atlántida  Ver Parte 2

            

 

 

Diversas hipótesis, junto con el fundamento de excavaciones arqueológicas demuestran que en ciertos puntos del Océano Atlántico habían existido avanzadas civilizaciones.

Más adelante se realizaron comprobaciones científicas, demostrando que hace 11500 años el Océano Atlántico sufrió modificaciones geológicas anormales.

Por encima de todos los relatos de las civilizaciones desaparecidas, se destaca la Atlántida, descripta como una isla de lagos concéntricos, situada en el centro del Atlántico. La frustrada migración de aves que todavía hoy en día intenta un descenso en el medio del Atlántico, demostraría que en aquellos paisajes hubo alguna vez tierra firme.

La Atlántida fue todo un mundo situado en el medio del océano, y se destacó por ser una de las civilizaciones más poderosas de la antigüedad, cuya cultura era tan refinada que había conseguido disfrutar de un paraíso.

Sin embargo, la inmedida ambición de algunos de sus habitantes, los hizo transgredir las leyes del equilibrio universal, lo cual desencadenó un cataclismo que aniquiló a la mayoría de sus habitantes y produjo la desaparición del Continente- Isla al ser engullido por las aguas.

Algunos de sus habitantes lograron escapar, llegando a diferentes puntos del planeta, como la Península Ibérica y la región preamericana de Yucatán, generando la civilización Maya.

Otros llegaron a la Cordillera de los Andes, dando origen a los Incas.

También llegaron a Egipto, dejando para la historia grandiosas construcciones como las pirámides.

Todas estas hipótesis cuentan con sólidas bases arqueológicas.

  

Investigaciones sobre La Atlántida

  Donneley, investigador finlandés, pasó largos años realizando estudios con respecto a la Atlántida y llegó a las siguientes conclusiones:

El cuenta que en un tiempo existió delante de la boca Oeste del Mediterráneo, en el Océano Atlántico una gran isla, que constituía los restos de un continente a lo que los antiguos dieron el nombre de Atlántida.

La Atlántida constituyó el sitio donde el hombre consiguió por primera vez, superar su estado primitivo de barbarie para convertirse en un ser civilizado. Al paso de los años la isla se convirtió en un lugar de poderío.

Ha de ser considerado como el mundo antidiluviano, el Jardín del Edén, constituyendo la memoria universal de una tierra grandiosa, donde la humanidad vivió rodeada de paz y felicidad.

Las divinidades masculinas y femeninas de los antiguos egipcios, griegos, fenicios e hindúes deben ser considerados como los reyes y reinas de la Atlántida, y todas las acciones que les concede la mitologia constituyen una confusa recopilación de los sucesos históricos auténticos, tomados de la memoria de un lugar excepcional.

Las civilizaciones como Egipto y Perú concedían una gran importancia a la adoración del Sol, costumbre proveniente de la Atlántida.

El alfabeto fenicio, que es el padre de las lenguas europeas, proviene del que se empleaba en la Isla-Continente.

La Atlántida pereció por una terrible convulción de la naturaleza, desencadenando el hundimiento de la isla en el océano.

Nada mas una pocas personas consiguieron escapar hacia Oriente y Occidente.

Según Plutón, en la región suroeste de Europa, hundida en las profundidades del Atlántico, reposa ahora la Atlántida. Todos sus manantiales de agua fría y caliente, los lagos y las montañas que embellecían la isla continente se han transformado en lagos sumergidos.

La historia hace suponer que hace mas de 11600 años unos "sabios profesores" llegaron a muchos lugares de la Tierra para enseñar a las gentes mas despiertas. Lo hicieron sin asustarlos porque sabían que eran portadores de unos conocimientos que podían enloquecer aquellos más ignorantes.

Muchas maravillas se consiguieron en un solo milenio, cuando el los dos milenios siguientes la humanidad casi retrocedió por las guerras continuas y la presión inquisidora de las religiones.

A los hombres de la Atlántida se los llamó los "hombres rojos", por sus cuerpos expuestos al sol tibio y a las aguas calientes que brotaban de la tierra. Estaban viviendo en un paraíso cerrado. Muchos historiadores están convencidos de que muchos hombres primitivos, los mas cultos tenían la piel roja. Lo demuestra la existencia de nombres como Adán, Seth, Canaan etc. que en diferentes lenguas es traducido como el "hombre rojo".

Los descendientes de aquellos hombres rojos perdieron con el tiempo la pigmentación de su piel y los arqueólogos tienen que recurrir a ingeniosas explicaciones para aclarar que a los fenicios se los llamaba Phoiniké, que en griego quiere decir rojo.

Las pinturas de la tumba de Tutankhamón y de todas las tumbas egipcias muestran a sus hombres de un rojo escarlata.

La Atlántida fue un paraíso del que partieron los Grandes Maestros que crearon las civilizaciones de las pirámides y permitieron que la humanidad diera el mayor salto evolutivo de toda la historia.

Ellos daban gran importancia al binomio Tierra-Sol, si tenemos en cuenta que las energías imprescindibles vienen de esas fuentes, es fácil comprender la razón por la cual los míticos dioses eran llamados con dos nombres: Atúm-Atón, Amón-Ra, Osiris-Isis, Nueva Jerusalén- Cordero, Etc.

Por pura intuición también podríamos pensar en la existencia de unos personajes extraterrestres o dioses venidos de las estrellas, llamados así quizá por su mayor evolución, y montaron en la Atlántida una especie de "academia de profesores", a los que permitieron gozar de una existencia paradisíaca mientras enseñaban sus conocimientos.

Más tarde como estaban tratando con humanos de menor evolución o de naturaleza imperfecta, empezó a surgir ambición desmedida junto con el olvido de la espiritualidad, lo que terminó por desencadenar el gran cataclismo.

Débora Goldstern

NuevoSer.Com - Buenos Aires - Argentina