Inicio  Contacto  Regístrate  Actividades  Buena Onda  Notas  Maestros  Libros  Foros  Ser Solidario Links

El Espíritu del Hatha Yoga  
 

Yoga significa la experiencia de la unidad con el Ser Interior, la cual llega a disolver la dualidad de la mente y la materia en la realidad suprema.

Cualquiera, ateo o creyente, puede practicar con éxito el Hatha Yoga, porque no es una religión y su práctica no exige ni presupone la adhesión a ninguna filosofía particular, a ninguna iglesia o creencia. Se lo puede considerar como una simple disciplina psicosomática única en su género, de una eficacia inigualada.

Por ser el Hatha Yoga un conjunto de técnicas es neutro por definición, pero sería un lamentable error no considerar sino este aspecto técnico e ignorar el espíritu en el que los grandes Sabios y Rishis de la India antigua lo han concebido, espíritu que le confiere una indiscutible nobleza.

Swami Sivananda, lo ha definido así :

“ Si se admite que el hombre es, en realidad, un espíritu incorporado a la materia, una unión completa con la Realidad exige la unidad de estos dos aspectos. Hay mucho de verdad en la doctrina que enseñe que el hombre debe extraer lo mejor de los dos mundos. No existe ninguna incompatibilidad entre los dos, a condición que la acción sea conforme a las leyes universales de la manifestación. La doctrina que pretende que la felicidad en el más allá no puede ser obtenida sino por la ausencia de goce aquí abajo, o por la búsqueda deliberada del sufrimiento y de la mortificación, debe ser tenida por falsa.

La felicidad aquí abajo y la bendición de la Liberación, tanto sobre la tierra como en el más allá, pueden ser alcanzadas haciendo de cada acto humano y de cada función un acto de adoración.

Así el adepto no obra con un sentimiento de separación. Considera que su vida y el juego de todas sus actividades no es una cosa aparte, que deba conservar y perseguir egoístamente por su propia causa, como si el goce pudiera extraerse de la vida por su propia fuerza, sin ayuda.

Por el contrario, la vida y todas sus actividades deben ser concebidas como una parte de la acción sublime de la Naturaleza. Percibe que en el ritmo de las pulsaciones de su corazón, se expresa el canto de la Vida Universal. Descuidar o ignorar las necesidades del cuerpo, tenerlo por una cosa no divina, es descuidar y negar la Vida más grande, de la cual forma parte, es falsificar la doctrina de la Unidad y de la identidad última de la materia y del Espíritu. Gobernados por tales conceptos, aún las más humildes necesidades físicas adquieren una significación cósmica.

El cuerpo es la Naturaleza, sus necesidades son las de la Naturaleza, cuando el hombre se regocija, es la Naturaleza la que goza a través de él.

En todo lo que ve y hace es la Naturaleza nuestra madre, la que obra y mira, el cuerpo entero y todas sus funciones son manifestación suya. Realizarla plenamente consiste en hacer perfecta esta manifestación, que es él mismo. El hombre que busca dominarse, debe hacerlo en todos los planos – físico, mental y espiritual – porque todos están en relación, no siendo sino aspectos diferentes de la misma Conciencia Universal que lo impregna.

¿ Quién tiene razón  ¿ el que descuida y mortifica su cuerpo para obtener una pretendida superioridad espiritual, o el que cultiva los dos aspectos de su personalidad como formas diferentes del espíritu que la habita? Por las técnicas del Hatha Yoga, el adepto busca adquirir un cuerpo perfecto, que llega a ser el instrumento adecuado para el funcionamiento armonioso de la actividad mental.

El Hatha-Yogui desea adquirir un cuerpo sólido como el ser, sano, exento de sufrimientos y capaz de vivir largo tiempo.

Dueño de su cuerpo, quiere vencer a la muerte. En su cuerpo perfecto goza de la vitalidad de la juventud. Más aún, quiere someter a la muerte a su voluntad, y habiendo cumplido su destino terrestre, con un gran gesto de disolución abandona este mundo a la hora escogida.”

Practicar el Hatha-Yoga no significa de ningún modo aceptar esta doctrina, pero además, de que esta doctrina revela el estado de espíritu de los verdaderos Hatha-Yoguis, disipa también ciertos prejuicios extendidos por Occidente. 

 

NuevoSer.Com - Buenos Aires - Argentina